miércoles, 19 de octubre de 2011

Y AHORA DE PASEO POR BRUSELAS

En este caso decidimos pasar el fin de semana en Bruselas. ¿Que por qué? Pues porque era lo que encontramos en oferta. Nos pareció una ciudad austera, oscura y sobria en su arquirectura. El tiempo nos trató bien, aunque no por ello puede decirse que la temperatura era cálida, cosa que nos vino bien, pues lo único que haces en un viaje de este tipo es andar y andar. Aunque todo el centro de Bruselas es monumental, la Plaza Mayor destaca por su hermosura. Pequeña pero de una belleza espectacular en los cuatro costados que la cierran. También destaca el Atomium por la singularidad de su diseño y su enorme tamaño. De visita obligada son las ciudades vecinas de Brujas y Gante, especialmente la primera, que invita al paseo y a disfrutar del silencio de sus canales, puentes y callejuelas.
Como siempre, os dejos trozos de nuestro viaje para que, de alguna manera, podamos compartir con vosotros nuestra pequeña huída de fin de semana.